¿De qué te lamentarás en tu lecho de muerte?

Sentirte es encontrarte
El sol y la mente
Show all

¿De qué te lamentarás en tu lecho de muerte?

psicologo barcelona

Recientemente una enfermera australiana que ha dedicado media vida a acompañar a gente moribunda a “pasar a mejor vida”, ha escrito los 5 lamentos de los que con mayor frecuencia le han hablado los centenares de pacientes con los que ha trabajado durante los últimos años.

1. “Ojalá hubiera tenido el coraje de vivir una vida honesta conmigo mismo, no una vida basada en las expectativas de los demás”. Parece que no perseguir nuestras metas y sueños propios, siquiera intentarlo, se acaba pagando caro.

2. “Ojalá no hubiera trabajado tanto”. El dinero, la profesión y la carrera empresarial (una vez se ha alcanzado cierto nivel) están sobrevalorados, este ámbito de la vida muchas veces nos consume tanto que acabamos confundiéndonos y viviendo la vida en base a las necesidades y prioridades creadas por otros.

3. “Ojalá hubiera tenido el valor de expresar mis sentimientos“. No expresar las emociones y reprimirlas por miedo a herir a los demás nos conduce al resentimiento, el cual acaba hiriéndonos a nosotros mismos.

4. “Ojalá me hubiera mantenido en contacto con mis amigos“. El resultado de llevar una vida demasiado ocupada buscando dinero (poder) y persiguiendo estatus (reconocimiento) es que nos olvidamos de nuestros seres queridos (amistad, amor).

5. “Ojalá me hubiera permitido ser más feliz“. La zona de confort nos protege pero también nos aprieta hasta acabar asfixiándonos, por mucho que por miedo al cambio finjamos bienestar y aparentemos estar contentos.

En resumen, si quieres aprovechar tu vida y no lamentarte cuando tengas que marcharte, asegúrate de que luchas por tus sueños, de que trabajas un poco menos y vives mucho más, de que cultivas tus amistades, de que te desarrollas personalmente para conocerte mejor, para saber lo que necesitas realmente y vivir acorde a a tus propios valores, no a viejos patrones incrustados lentamente en tu ser por la inercia familiar.

Poco a poco, avanza.

Un fuerte abrazo